¿Miedo al éxito, miedo al fracaso o ambos? Parte 1

  • El miedo al éxito o miedo al fracaso puede ser multifactorial, es decir a un cúmulo de razones y no a una sola.
  • El éxito es el cúmulo de dicha que experimentas cuando logras lo que te propones.
  • Esta sutil, pero importantísima diferencia es lo que separa a los logradores y alcanzadores de los realmente exitosos que viven su vida en plenitud.

Pareciera que este es un tema muy trillado en el desarrollo personal y organizacional, abordado en muchos libros, cursos y consultorías. Y lo seguirá siendo pues el miedo es una emoción inherente al ser humano. ¿Miedo al fracaso o miedo al éxito?  Muchas personas  desean responderse esta pregunta milenaria. ¿Qué tal que si tu miedo al éxito no es realmente al éxito sino a otra cosa?, ¿O qué tal si tu miedo al éxito en realidad es un miedo al fracaso, o mejor dicho: pavor al fracaso? Incluso pudiera ser una combinación de ambos y entonces la situación se vuelve paralizante y mucha gente ni siquiera lo intenta. De plano se congela y la vida se vuelve un camino rígido, sin emoción, ni gozo, se vuelve un proceso mecánico.

El éxito es el cúmulo de dicha que experimentas cuando logras lo que te propones.

Como hemos dicho antes en occidente el éxito se percibe como el constante logro, el reconocimiento y el prestigio. Hasta ahí no se ha hablado de la emoción. Es entonces cuando la vida se vuelve un constante proceso en alcanzar, alcanzar y alcanzar algo a ver si así nos podemos llenar pensando que:  “Cuando logre “x” cosa entonces seré exitoso”. Al final cuando se concreta el logro habría que preguntarle a aquella persona que vemos como exitoso cómo se siente, si en realidad disfruta de sus logros, y experimenta dicha y satisfacción con ellos, o es un logro más para su colección.

Esta sutil, pero importantísima diferencia es lo que separa a los logradores y alcanzadores de los realmente exitosos que viven su vida en plenitud. Y la verdad sea dicha, si consideramos que el éxito está aparejado con la emoción, entonces entenderemos porqué en nuestra cultura se privilegia al logro y se rehuye a la emoción que provoca el logro.

El miedo al éxito o miedo al fracaso puede ser multifactorial, es decir a un cúmulo de razones y no a una sola. Por ello es de vital importancia explorar a nivel personal la historia, las creencias, los acuerdos y las lealtades que están detrás de ese miedo al éxito.  Recuerdo una persona que asistió a sesión vivía en constante tensión, pues una parte de él deseaba lograr la meta de ser nombrado gerente de área en la empresa  que laboraba. Cumplía con el perfil para ese puesto, tenía las habilidades desarrolladas para ejecutar ese trabajo, pero algo lo frenaba para lograrlo y por lo tanto se autosaboteaba.  Recordemos que el autosabotaje siempre sirve a una necesidad mayor. En este caso al explorar a detalle qué podría estar provocándole ese miedo al éxito llegó a descubrirlo. Era el mayor de 5 hermanos y dada la situación familiar en la que el padre falleció cuando tenía 9 años. Recordó que un día su madre le dijo: “Ahora tu eres el hombre fuerte de la casa, tienes que ayudarme con tus hermanos”

Una simple frase que marcó su vida, pues la expectativa que sentía se le había impuesto era muy alta, y como a pocos les gusta fallarle a mamá, comenzó a vivir en constante tensión, con un miedo a fracasar en su encomienda. Al mismo tiempo un miedo a cumplir la expectativa, pues como lo mencionó: “Sentía que si cumplía dejaría de ser el niño que quería divertirse para convertirse en el hombre fuerte de la casa” Y es entonces que comenzó esa dicotomía en su vida.  No podía permitirse fracasar en cuidar a sus hermanos y ser el hombre de la casa pues sentiría culpa, y al mismo tiempo tenía miedo en acatar esa expectativa pues en el fondo no quería fallarse a él mismo al dejar de ser el niño alegre para transformarse en hombre fuerte a temprana edad, por lo tanto el miedo al éxito (lograr) y a la vez el miedo al fracaso (fallar) estaban presentes cada que él tenía que tomar una decisión, por ello se paralizaba y prefería quedarse donde estaba por el temor arraigado a que si  daba el paso o no lo daba, de cualquier manera sentía un miedo desgarrador.  Lee la segunda parte aquí

About Edgard Ramirez

Es Coach y Psicoterapeuta. Acompaña a sus consultantes y clientes a desarrollar su genio creativo, sanar sus emociones y sus finanzas, cumplir sus metas y sueños y a descubrir y seguir su vocación para convertirse en quien quieren convertirse.