La Psicología del Éxito: 1ª Parte

  • Si  tuviéramos que elegir  un ingrediente en común e indispensable de la Psicología del Éxito podría resumirse en: “Créersela”
  • La Psicología del Éxito está estrechamente ligada al creerte capaz de lograr lo que te propones.

Es común que  la gente se pregunte de vez en cuando qué hacen ciertas personas para lograr el éxito en lo que se proponen.  En todo lugar se ven y se reconocen a esas personas que pareciera dominan la psicología del éxito, pues todo lo que emprenden les resulta fácil de conseguirlo, y sin importar de qué área se trate: laboral, profesional, relaciones, pareja, familia, etc. ¿Es que ellos comprenden la psicología del éxito?, ¿Existe realmente una?

Pues sí existe e incluso se han elaborado numerosos estudios acerca de qué demonios tienen  estas personas en la cabeza para decodificar sus secretos y poder  compartirlos con el resto de las personas que “quieren” ser exitosas. La  gente está ansiosa por aprender la “psicología del éxito”. Lo más sorprendente es que muchas de estas personas exitosas pertenecen a culturas diferentes, estratos socioeconómicos dispares, familias de diversos antecedentes,  incluso algunos con otras capacidades físicas.  Sin embargo muestran  denominadores comunes.

Si revisas la literatura existente sobre el tema encontrarás muchas propuestas de fórmulas del éxito,  todas aportan y suman elementos necesarios para lograrlo.  Preparación, visualización, educación, experiencia,  humildad,  entrenamiento,  tolerancia, perseverancia, contar con metas y objetivos claros, actuar, etc.  Sí, todos estos  y muchos otros elementos más contribuyen a darle forma a la psicología del éxito. Pero si  tuviéramos que elegir  un ingrediente en común  e indispensable para ser exitosos en lo que se proponen  podría resumirse en 3 palabras y sin utilizar definiciones técnicas sería:

“Se la creen”

¿Cómo?, ¿eso es todo?  ¿La psicología del éxito se trata de creérsela?, ¿Y mi carrera, mi puesto  y mis títulos no ayudan?  ¿Y venir de una familia acomodada?  ¿Nacer en la riqueza y heredar la fortuna familiar tal vez?   ¡Ya soy un gerente o director de ….,  ya soy exitoso! Sí claro que contribuyen  pero no determinan que te la creas. ¿Cuánta gente conoces que se graduó junto contigo y que no son exitosos en el más amplio sentido del concepto de la palabra (éxito personal, profesional, familiar, económico, espiritual, salud, etc.)? ¿Cuántos hijos de millonarios y famosos se han suicidado y terminado en la bancarrota o recluidos en un centro de adicciones? ¿Cuántas estrellas no han terminado su vida deprimidos y arruinados? ¿Cuántos ejecutivos exitosos sufren de un infarto por la carga de trabajo a la que se someten día a día? ¿Cuántos de ellos ven más a sus secretarias y colegas en vez de a su propia familia?

Y mucho se debe  a lo que  en el mundo occidental se nos ha impuesto como éxito

Es decir,  tener millones, estar sobre el escenario, ser alumbrado por los reflectores o ascender en una carrera corporativa  es lo que nos han inculcado a aspirar a muchos de nosotros en nuestra sociedad y a definirnos desde ahí si somos exitosos o como dicen los estadounidenses:  somos unos “losers”.

“Cuando seas CEO serás exitoso, cuando tengas tu primer millón serás exitoso, cuando tengas tu familia formada y tengas tu casa propia serás exitoso,  cuando ganes el concurso serás exitoso, cuando termines la maestría,  cuando termines este proyecto, cuando bajes de peso, cuando seas alguien en la vida…… etc., etc.”.

Esto cansa y llega a deprimir, sobre todo si han sido años de seguir modelos sociales, culturales, familiares de lo que “deberías ser”, del éxito que “deberías tener”, cuando sigues un modelo que no es el tuyo. La Psicología del éxito implica tu capacidad de autosotén, dejarte ser quien eres tú en realidad,  confiar en tí mismo y creerte capaz de lograr lo que te propones.  

El 80% del éxito es la autoestima


O haz click aquí para ir a la segunda parte del artículo

About Edgard Ramirez

Es Coach y Psicoterapeuta. Acompaña a sus consultantes y clientes a desarrollar su genio creativo, sanar sus emociones y sus finanzas, cumplir sus metas y sueños y a descubrir y seguir su vocación para convertirse en quien quieren convertirse.